divendres, de maig 09, 2008

laie a la Feria del Libro de Sevilla

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ens va convidar a participar en la jornada sobre Lectura en pantallas: Edición sostenible que va tenir lloc el passat dimecres dia 7 a la Feria del Libro de Sevilla. La taula rodona «La transformación en el sector del libro», moderada per Javier Celaya va comptar amb la participació de Pablo Odell, del Observatorio de la Lectura Tökland, Joaquín Rodríguez, autor del blog Los futuros del libro, Txetxu Barandiarán, autor del blog Opinión ConValor, Damià Gallardo, de la Llibreria Laie i Fernando R. Ortega, editor de Publicatuslibros.com.

Algunes frases de la nostra intervenció:

El entorno:


  • El CCCB es un gran estímulo para un librero, ya que tenemos la obligación de dar apoyo bibliográfico a un gran abanico de exposiciones y actividades.
  • Trabajamos con meses de antelación sobre las actividades del CCCB para poder ofrecer una elección bibliográfica y de material audiovisual adecuada
  • El Raval cuenta con un circuito de librerías especializadas que también es muy estimulante, ya que implica estar al día de las novedades y tendencias internacionales y poseer una gran capacidad de gestión de la información.
Los lectores:

  • Contamos con un público joven que conoce perfectamente las nuevas tecnologías: todos tienen ordenador, todos navegan cada día por internet, trabajan con editores de texto e imagen, mantienen blogs, fotologs o espacios afines, etc.
  • Muchos estudian en alguna de las escuelas de diseño, facultades universitarias, etc. cercanas a la librería. Se trata de personas, por lo tanto, con un nivel cultural alto; lo que se suele llamar un público motivado.
  • Esto desmiente las previsiones catastrofistas sobre la pronta desaparición del libro: cuanto mayor es el acceso a la información, mayor es el interés por los libros.

La lectura:

  • La lectura en pantalla crea unas determinadas expectativas formales y en cuanto a contenidos diferentes de la lectura en papel.
  • No es una forma de leer mejor ni más intensa: la habilidad del lector se dirige a operaciones diferentes.
  • Lo que demuestra la demanda de libros por parte de quienes ya están habituados a un entorno virtual es que ambas formas de lectura no son incompatibles.
    Supone, en todo caso, una redistribución de los canales de difusión del conocimiento.

La librería:

  • Este público identifica la librería como un lugar de mediación entre la ingente cantidad de títulos publicados a lo largo del año, el flujo inmenso de información y opinión que generan y la selección que ofrecemos.
  • Los libros que ofrecemos son el resultado de la interacción entre las propuestas de la librería y la demanda real de los lectores. Los libros que permanecen en la librería permanecen porque hay una demanda por parte de un público especializado.

Més informació a: