dimecres, de juny 04, 2008

Roberto Bolaño abans i després

Tres novetats demostren el gran interès que desperta l’obra de Roberto Bolaño.

Bolaño salvaje és un recull d’assaigs sobre Bolaño, la majoria inèdits, sobre la seva obra, a cura d’Edmundo Paz Soldán i Gustavo Faverón Patriau. S’hi inclou el reportatge Bolaño cercano, on robem el testimoni de persones com la dona i els fills i escriptors com Enrique Vila-Matas, Rodrigo Fresán i Juan Villoro.


Jaime Quezada escriu sobre el Bolaño jove a Bolaño antes de Bolaño: diario de una residencia en México, i ens el descriu així:

Entonces él era un muchacho de 18 años que se había venido muy niño desde Chile, que abandonaba la enseñanza secundaria, que se estaba día y noche leyendo y releyendo (de Kafka a Eliot, de Proust a Joyce, de Borges a Paz, de Cortázar a García Márquez), y fumando y fumando, enojado siempre contra sí mismo o contra el otro (que era acaso yo) o contra el mundo (...)

Jeta de santo és un antologia del poeta Mario Santiago Papasquiano, l’amic de Bolaño que va inspirar el personatge d’Ulises Lima, de Los detectives salvajes i altres obres. Bolaño el descriu així:

Lo vi por primera vez en la calle de Bucareli, en
México, es decir en la adolescencia, en la zona borrosa y vacilante que pertenecía a los poetas de hierro, una noche cargada de niebla que obligaba a los coches a circular con lentitud y que disponía a los andantes a comentar, con regocijada extrañeza, el fenómeno brumoso, tan inusual en aquellas noches mexicanas, al menos hasta donde recuerdo. Antes de que me lo presentaran, en las puertas del Café La Habana, oí su voz, profunda, como de terciopelo, lo único que no ha cambiado con el paso de los años. Dijo: es una noche a la medida de Jack. Se refería a Jack el Destripador, pero su voz sonó evocadora de tierras sin ley, donde cualquier cosa era posible. Todos éramos adolescentes, adolescentes bragados, eso sí, y poetas y nos reímos.