dilluns, de setembre 21, 2009

Un hombre que duerme


Si hace más de una año hablábamos de Georges Perec y del DVD Un homme qui dort, ahora podemos ya anunciar la aparición de Un hombre que duerme, la traducción al castellano de Mercedes Cebrián publicada por Impedimenta.


En palabras de los editores:


Novela cumbre de la «Literatura Bartleby», auténtico símbolo generacional, Un hombre que duerme narra la peripecia de un estudiante que decide no levantarse de la cama el día de sus exámenes de Sociología, abandonar sus estudios, romper toda relación con amigos y parientes, y recluirse en sí mismo y en su chambre de bonne, donde todo es gris. Más tarde se dedicará a deambular incansable por París, a ir al cine, a leer los titulares de los periódicos, pero como lo haría un sonámbulo. Para el estudiante todo forma parte de una vaga estrategia encaminada a alejarse de los deseos materiales, de la ambición y de su dependencia de los objetos, los ambientes, los sonidos y aromas de París, la ciudad que lo ha acogido y que lo acabará fagocitando.