dissabte, de desembre 11, 2010

Moscú-Petushkí de Venedikt Eroféiev


Moscú-Petushki, novela que Venedikt Eroféiev escribió en 1968, tardó en ver la luz en su país. La primera edición se agotó en seguida: era de un solo un ejemplar. Durante un tiempo circuló en hojas mecanografiadas, convirtiéndose en una obra de culto. Hoy está agotada en inglés. En castellano lo estuvo también, hasta que la editorial Marbot se animó a rescatarlo.


El argumento del libro es bien sencillo, y menos mal, porque va dando tumbos, como su protagonista que es un obrero al que despiden por investigar con gráficos si existe alguna relación entre la productividad y los litros de alcohol que consumen él y el resto de empleados. Se sube a un tren. Y habla por los codos. De literatura, Rusia y los ángeles. El resultado es una especie de monólogo cómico y extraño, lleno de fuerza, alcohol y frases bellas. Y muy ruso. Para Georg Basetlitz, la mejor novela de estos últimos veinte años.