divendres, de setembre 09, 2011

Libros con arte

Rastros de Carmin, Greil Marcus, ed Anagrama.

Una historia distinta acerca de movimientos culturales y artísticos a partir del nacimiento del punk, no tanto como fenómeno musical sino en cuanto movimiento social. Una corriente de pensamiento espontáneo que atacó las raíces de la sociedad. El nihilismo, el feísmo como estética, el “hazlo tu mismo” o la ironía más abrasiva, se constituían como contrapartida perfecta a la sociedad basada en la competitividad, la hipocresía, y el clasismo más descarado. Pero el punk no sale de la nada, y el autor rastrea sus orígenes hasta relacionarlos con los anarquistas místico-lujuriosos o los heréticos milenaristas de la Europa medieval.











El libro trata de movimientos culturales y artísticos que en apariencia apenas dejan huella, de corrientes e ideologías que normalmente no aparecen en los manuales escolares, pero que de tanto en tanto (quizá como ahora) cobran visibilidad porque se pone de manifiesto que son necesarios cambios en el sesgo de la historia.

Motherfuckers! De los veranos del amor al amor armado
Black Mask/Up Against the Wall Motherfuckers!


Era un grupo de personas organizadas (algunos ex estudiantes de bellas artes) con inspiraciones dadaístas y surrealistas, influidos por las ideas anarquistas que animaron la revolución social española. Tanto su teoría como su práctica tenían mucho en común con sus contemporáneos de los Diggers de San Francisco, los Provos holandeses o los situacionistas franceses (que expulsaron a 3 de los 4 miembros de la sección británica de la Internacional Situacionista por asociarse estrechamente con el grupo de Ben Morea, uno de los ideólogos del grupo que ha visitado recientemente la península ibérica). El lema de los Motherfuckers era Amor Armado. Morea explica que ya que ellos no tenían su Verano del Amor decidieron darse Amor Armado: una campaña de acciones en la que se atacó con explosivos empresas armamentísticas o vinculadas con la guerra del Vietnam. Frente al flower power, Black Mask se posicionaba de forma crítica abogando por la auto-defensa y la violencia revolucionaria. Cuando se le preguntó a Morea por su postura actual sobre la violencia, comentó que nunca invitaría a nadie a usarla, pero que tampoco censuraría a quien lo hiciera, y puso como ejemplo la ocupación de cinco edificios de la universidad de Columbia en el 68, por parte de grupos de feministas anarquistas, el movimiento negro de liberación y ellos mismos entre otros colectivos.