dimarts, d’octubre 04, 2011

Piña, de Michael Cera


Es injusto que los actores guapos críen papada y barriga y que nadie se acuerde de ellos. Es injusto que cualquier adolescente con las uñas torturadas critique una película, aunque sea mala, aunque el director destrozara un gran guión. Sería injusto que no leyeras Piña. Ni el autor, Michael Cera, ni la traductora, Mercedes Cebrián, se lo merecen.